BIENESTAR

Hablemos de inclusión

¿Se han preguntado lo importante que es vivir en una sociedad inclusiva? Muchas veces hemos podido ser partícipes o enfrentarnos a situaciones en que se discrimina a personas, en que son tratadas mal, momentos en que se menosprecia a un otro. Me parece que el logro de una sociedad más respetuosa, más inclusiva, más abierta a la diversidad y heterogeneidad es lo ideal, poder vivir en un mundo en que nadie sea juzgado, en que todos podamos tener acceso a las mismas oportunidades, en que no exista el bullying, en que los adultos mayores sean parte de la sociedad, en que los niños y niñas sean tratados bien y como sujetos de derecho, en que las personas con capacidades diferentes sean tratadas como a todos y que se les otorguen las mismas oportunidades. La inclusión aplica a diversos ámbitos y corresponde a un tema que poco a poco ha ido tomando terreno y corresponde a una temática sobre la cual se está reflexionando, principalmente con respecto a las prácticas que debemos modificar como personas pertenecientes a esta sociedad. 

Es necesario realizar una distinción entre integración e inclusión, en donde la primera se relaciona con una adaptación de las personas a determinado entorno, sin que se modifique éste, con tal de contar con las posibilidades requeridas por todos y todas. Por otro lado, la inclusión propicia una trasformación, para permitir un desarrollo integral de quienes componen la sociedad. 

Hasta el momento aún quedan muchos cambios que realizar para que exista una mentalidad distinta en nuestra sociedad, para que se acepte a cada uno/a independiente de las diferencias que tengamos. En vital darnos cuenta que cada persona es un mundo, con distintas características, con personalidades diferentes, con realidades muy disimiles entre sí, sin embargo, eso no define la manera en que debemos ser tratados, sino que siempre debemos relacionarnos desde el respeto y la comprensión.

Seamos conscientes de la necesidad que existe de seguir trabajando en una sociedad más inclusiva, en que todos y todas seamos partícipes, en donde la opinión de cada uno/a sea valiosa y sea considerada, en donde no se limite la libertad de nadie y en donde todos/as seamos tratados/as de la misma forma.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *